Santiago, 1 de septiembre 2018

En el mes de Agosto, se formalizó el Programa 360° entre Ballerina y Pequeño Cottolengo de Cerrillos. El Programa 360°, busca una alianza y un vínculo a mediano plazo entre Ballerina y Pequeño Cottolengo generando un fuerte compromiso tanto a nivel de los directivos, empleados y clientes de la compañía. Este programa busca abarcar a través de distintos proyectos las necesidades que tiene la fundación. Está pensado a 2 años y se compone de diversas acciones, como restauración de infraestructura, apoyo con equipamientos técnicos, trabajos de voluntariado del personal de Ballerina, inclusión laboral, etc, debidamente priorizados de acuerdo al impacto que provoquen en el bienestar de los residentes.

Este es un modelo extraordinario de Responsabilidad Social Empresarial y, quizás único y ojalá un referente futuro para otras empresas, puesto que Ballerina ha comprometido una porción significativa de sus utilidades anuales para apoyar el Cottolengo. De este modo, no sólo es una donación económica aislada, sino que un aporte permanente que permite a la institución beneficiada planificar adecuadamente sus proyectos. Además, es un modelo de involucramiento de cada uno de los empleados de la empresa con una causa social, que a la postre genera los cambios de cultura que se requieren para avanzar hacia una sociedad más humanizada.

La cercanía de Ballerina con Pequeño Cottolengo, viene desde hace muchos años, tanto así que hace algunos años instalaron una máquina de producción en el Cottolengo para que los residentes que no podían salir del lugar trabajaran ahí. Este año, siendo testigos de los avances que ha tenido la Fundación, sobre todo a nivel de su organización y profesionalismo, deciden aumentar y formalizar su aporte con un esquema que ojalá sea un ejemplo para muchas empresas.