¿Cómo colaborar?

Nuestra Obra

Nuestra obra

El Pequeño Cottolengo es una obra que se ocupa de los más desamparados de la sociedad. Acoge desde hace 45 años, a los más frágiles de nuestra sociedad - personas con discapacidad intelectual severa y profunda, mayoritariamente abandonados – ofreciéndoles un hogar donde permanecen hasta el día de su muerte. En cuatro sedes localizadas en Santiago, Rancagua, Quinteros y Los Ángeles atiende de manera integral a 660 niños, niñas, jóvenes y adultos.

  • Es una institución sin fines de lucro.
  • Pertenece a la Congregación Pequeña Obra de la Divina Providencia, fundada por el Santo de la Caridad Don Orione.
  • Recibe a personas en situación de vulnerabilidad.
  • Se trabaja en la rehabilitación e integración.

Nuestra Misión

El Pequeño Cottolengo busca entregar a niños, niñas, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual profunda y severa y en situación de abandono la mejor calidad de vida posible, para que puedan alcanzar su máximo desarrollo en un entorno espiritual, social y familiar.

Este trabajo es realizado por los miembros de la Obra, profesionales capacitados de distintas áreas de salud, personal de apoyo, familiares, benefactores, voluntarios y amigos de esta gran Familia.

Nuestra Visión

Pequeño Cottolengo quiere contribuir a la sociedad concientizando sobre el respeto de los derechos de los niños, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual y su inclusión en la sociedad. También quiere ser un instrumento para acercar a la sociedad y hacerla más humana, completa y fraterna día a día.